Cómo elegir el calzado de seguridad para el sector eólico

/, Noticias/Cómo elegir el calzado de seguridad para el sector eólico

Cómo elegir el calzado de seguridad para el sector eólico

Isidoro Bezanilla autor del artículo

Isidoro BEZANILLA
Formación |

A la hora de escoger el calzado profesional más adecuado, además de la comodidad y la ligereza se debe tener en cuenta los diferentes requerimientos que tendrá que cumplir en función del trabajo y los riesgos. En Europa rige la norma armonizada EN ISO 20345, en ella se encuentra la siguiente clasificación básica:

Calzado de trabajo

Incorpora elementos de protección frente a riesgos de accidentes, pero sin  garantizar la protección frente al impacto y la compresión en la parte delantera del pie.

Calzado de protección

Incorpora elementos de protección ante accidentes y va equipado con tope de seguridad para proteger los dedos del pie. Diseñado para prevenir del impacto de, al menos, 100 J y proteger de la compresión de un carga de, al menos, 10 kN.

Calzado de seguridad (S)

Protege al usuario de riesgos de accidentes. Está equipado con tope de seguridad para preservar los dedos del pie. En pruebas de ensayo soporta el impacto de, al menos, 200 J y la compresión de, al menos, 15 kN.

Esta última tipología, representada normativamente con la letra S, es la que nos interesa y sobre ella se han creado unos códigos de designación que agrupan las diferentes categorías en función del grado de protección y características adjuntas al mismo. Son las siguientes:

CÓDIGO CARACTERÍSTICAS
SB Indica que el calzado cumple los requisitos básicos de resistencia y protección de los dedos.
S1 El calzado cumple los requisitos básicos (SB), además de tener la parte trasera cerrada, ser antiestático (A), absorber energía en la zona del tacón (E) y ser resistente a los hidrocarburos (FO).
S2 El calzado cumple los requisitos de la categoría S1 además de ofrecer resistencia a la penetración y absorción de agua en la zona superior (corte del calzado).
S3 Cumple los requisitos de la categoría S2 además de ofrecer resistencia a la perforación de la suela, suela con resaltes.
S4 (para botas de agua) El calzado cumple los requisitos de la categoría S3 y además lleva la parte trasera cerrada propiedades antiestáticas, absorción de energía en la zona del talón y resistencia a los hidrocarburos.
S5 (para botas de agua) El calzado cumple los requisitos de la categoría S4 y además resistencia a la perforación de la suela, suela con resaltes.

Así mismo existe una batería de requisitos adicionales que nuestro calzado puede cumplir o no, y que se detallan a continuación junto a sus respectivos códigos normativos:

CÓDIGO CARACTERÍSTICAS
P El calzado incluye plantillas (metálicas o textiles antiperforación) con una resistencia a la perforación de 1.100 N.
HI Resistencia de la suela frente al calor: Aislamiento contra el calor de la suela hasta 150 ºC.
CI Resistencia frente al frío: Aislamiento contra el frío de la suela hasta -17 ºC.
E Absorción de energía en la zona del tacón: Esta zona del calzado debe ser capaz de absorber un mínimo de energía de 20 J.
WR Resistencia al agua: El calzado completo debe ser resistente al agua.
WRU Resistencia a la penetración y absorción de agua: El corte del calzado presenta resistencia a la penetración y absorción de agua.
M Protección del metatarso: El calzado incluye una protección adicional del metatarso.
AN Protección del tobillo: El calzado incluye una protección adicional del tobillo.
CR Resistencia al corte: El calzado dispone de una zona de protección con resistencia al corte.
HRO Resistencia al calor por contacto: La suela es resistente al calor por contacto 300 ºC.
FO Resistencia a los hidrocarburos: La suela del calzado es resistente al contacto por hidrocarburos. (Requisito básico en el calzado de seguridad).

A estos requisitos hay que añadir otros específicos del sector eólico, el grado de protección eléctrica:

Calzado conductor (C)

Protege frente a acumulaciones de carga, en un tiempo y con una energía, suficientes para producir una inflamación o explosión en atmósferas explosivas. Su resistencia eléctrica va de 0 a 100 k ‎Ω.

Calzado antiestático (A)

Protege frente a los riesgos citados para el calzado conductor y también proporciona una pequeña protección frente al paso de la corriente eléctrica (choque eléctrico para tensiones por debajo de 250 V  ac). Su resistencia eléctrica varía entre 100 y 1.000 M ‎Ω.

Calzado eléctricamente aislante (0 ó 00)*

Protege frente al paso de una corriente eléctrica por el cuerpo humano (para tensiones inferiores a 1.000 V ac). Resistencia superior a 1.000 M ‎Ω.

*En función de la tensión máxima de trabajo.

Además, deberá cumplir alguno de los niveles de resistencia de la suela al deslizamiento:

CÓDIGO CARACTERÍSTICAS
SRA Resistencia al deslizamiento sobre suelo de baldosa cerámica con lauril sulfato sódico.
SRB Resistencia al deslizamiento sobre suelo de acero con glicerina.
SRC Resistencia al deslizamiento sobre baldosa cerámica con lauril sulfato sódico y sobre suelo de acero con glicerina

Junto a estos requerimientos legales, algunos fabricantes equipan su calzado con forros interiores transpirables y plantillas antibacterianas, útiles para jornadas prolongadas.

Riesgos específicos al sector eólico

Las amenazas tanto en fase demontaje como en la de explotación (mantenimiento) son:

  • Golpes, roces o impactos por caída libre de objetos.
  • Pinchazos y perforaciones.

  • Plegado, atrapamiento y aplastamiento.

  • Agresión de agentes químicos: disolventes, pinturas, aceites, etc.

  • Variabilidad térmica, asociada a las condicioens atmosféricas.

  • Resbalones (suelos de trámex y escaleras metálicas que pueden presentar aceites o grasas, etc.)

  • Riesgo eléctrico (moderado en trabajos no eléctricos, elevado en las labores de mantenimiento de equipos eléctricos).

Finalmente, recordamos es el empresario quien debe proporcionar el calzado de seguridad  gratuitamente y además se asegurará de su buen estado; sustituyendo cuando estén deteriorados, para ello se deben:

  • Hacer controles periódicos
  • Respetar las instrucciones de mantenimiento del suministrador.
  • Almacenamiento correcto.

El usuario, por su parte, deber cuidarlo y  conservarlo. La vigencia de un calzado de seguridad viene marcada por que mantenga su función protectora. A modo orientativo y general se debe desechar cuando presenta:

  • Rotura o deformación de la puntera o plantilla.
  • Roturas de cualquier parte componente del calzado.
  • Grietas o alteraciones de montaje.
  • Deformaciones permanentes que impidan una correcta adaptación al pie.

Nuestra recomendación para el sector eólico

S3 (lo más ligero posible, es decir, con puntera y plantilla poliméricas) HI CI WR SRB (mínimo, mejor si es SRC)
A esta clasificación añadiremos A en trabajos generales, y 0 en trabajos eléctricos.

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies