Figura 1

Pagola

 Analizamos los fallos más comunes de utilización de  de los cabos de anclaje en «Y» al igual que las formas correctas de uso.

Cuando se realizan trabajos en altura frecuentemente se utilizan cabos de anclaje en “Y” como elemento de protección individual. Conviene resaltar que en muchos casos, por desconocimiento no se usan de forma correcta. Este hecho puede llegar a generar graves consecuencias sobre un trabajador ya que llevar los equipos de protección adecuados no sirve de mucho si se utilizan mal.

Evidentemente y en primer lugar es necesario mencionar que un correcto uso de todo tipo de cabo, incluidos los cabos en “Y”, exige que éste vaya amarrado sobre los puntos anticaídas certificados según la norma EN 361, es decir los puntos anticaídas pectorales o dorsales, que suelen venir identificados con una “A”.

Por otro lado se hace necesario mencionar que la configuración de los cabos en “Y”, normalmente comporta la asociación de ambos cabos a un mismo y único absorbedor de energía. Es importante tener esto en cuenta puesto que si no se utilizan de forma adecuada, se puede anular la función del absorbedor, cuya finalidad es la de disipar la energía liberada tras una caída mediante desgarros, deformaciones o roturas.  El trabajador podría sufrir serias lesiones si el absorbedor no llegara a trabajar tras una caída.

Fijémonos en las 3 siguientes figuras. En todas ellas el cabo de anclaje estaría colocado de forma incorrecta, sin embargo son errores muy comunes.

Figura 1

Figura 1

En la figura 1, el error consiste en que el absorbedor queda fuera del sistema de protección. Ante una caída el absorbedor no actuaría. Por otro lado, en esta configuración, el elemento de amarre excedería de la longitud máxima permitida (2m)

Figuras 2-3

Figura 2                                     Figura 3

En las figuras 2 y 3 el absorbedor queda anulado puesto que el cabo libre se ha amarrado sobre una de las anillas laterales (figura 2) y sobre uno de los puntos anticaídas del arnés (figura 3). Si el trabajador sufriera una caída, llegaría un momento en el que el absorbedor no actuaría.

En la última de las figuras,  Fig. 4, se muestran posibles opciones correctas de uso del cabo en Y con absorbedor de energía.

Figura 4

Figura 4

Iñaki Pagola Muerza

Tesicnor Formación