Sector eólico. Calzado de seguridad. Parte 2/2

¿Qué calzado elegir para usar en el sector eólico?

 

Tras lo explicado en el post: http://prevencioneolico.tesicnor.com/sector-eolico-calzado-de-seguridad/

 

Continuamos conotra clasificación muy particular del sector eólico en el que estamos trabajando, el grado de protección eléctrica:

 

 

Por último, incorporamos la resistencia de la suela al deslizamiento, que deberá cumplir alguno de los siguientes baremos:

 

Además, algunos fabricantes equipan su calzado de seguridad con forros interiores transpirables y plantillas antibacterianas. Ahora que conocemos en profundidad los distintos grados de protección que nos ofrece el calzado de seguridad, establezcamos que riesgos están asociados a las labores a ejecutar en un parque eólico, tanto en la fase de montaje como en la de explotación (mantenimiento):

  • Golpes, roces o impactos por caída libre de objetos.
  • Pinchazos y perforaciones (especialmente en fase de montaje).
  • Plegado, atrapamiento y aplastamiento.
  • Agresión de agentes químicos (disolventes, pinturas, aceites, etc.)
  • Variabilidad térmica (asociada a muy diferentes condiciones atmosféricas).
  • Resbalones (suelos de trámex y escaleras metálicas manchados de aceites, etc.)
  • Riesgo eléctrico (moderado en trabajos no eléctricos, elevado en las labores de mantenimiento de equipos eléctricos).

 

 

 

Finalmente, comentamos unas recomendaciones respecto a la buena conservación y la caducidad de nuestro calzado:

Los calzados de seguridad deben ser proporcionados gratuitamente por el empresario, quien asegurará su buen funcionamiento y su estado higiénico por medio de mantenimiento y sustituciones necesarias.

En particular, los riesgos debidos a la suciedad, desgaste o deterioro del calzado, han de ser resueltos por medio de:

  • Controles periódicos.
  • Respeto de las instrucciones de mantenimiento del suministrador.
  • Almacenamiento correcto.

Así mismo el usuario del calzado tiene el deber de cuidar de su perfecto estado y conservación.

La caducidad de un calzado de seguridad viene determinada por el tiempo en que conserva su función protectora.

En este sentido cabe establecer pautas de desecho que nos lleven a la sustitución del modelo.

A modo de orientación, y de manera no exhaustiva, se indican algunas de estas pautas:

  • Rotura o deformación de la puntera o plantilla.
  • Roturas de cualquier parte componente del calzado.
  • Grietas o alteraciones de montaje.
  • Deformaciones permanentes  que impidan una correcta adaptación al pie.

 

Isidoro Bezanilla

Tesicnor Formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies